• Andrés Irrazábal

FOTOGRAFÍA INMOBILIARIA CON TELÉFONO MÓVIL


Incluso mis clientes más fieles a veces necesitan hacer las fotos inmobiliarias ellos mismos.


Hace unos días ofrecí una charla al equipo comercial de mi cliente principal con consejos para mejorar esas fotos hechas de prisa con el móvil.


Me gusta contribuir a la calidad y el éxito de mis clientes también cuando por cualquier causa no pueden contratarme.


Puse el foco en destacar lo importante de una buena oferta inmobiliaria y en la necesidad de contar con un método para fotografiarlo.


También pude transmitirles la complejidad que implica un reportaje de calidad, tanto en las técnicas y equipos de captura como en el procesamiento posterior, sin el cual es imposible llegar a resultados excelentes.


Ahí va un resumen:


Para fotografía inmobiliaria no es importante una alta resolución (gran cantidad de píxeles). Al elegir un terminal mejor optar por el que tenga más angular (a partir de 90º horizontales).


No utilizar la máxima resolución, para la web con 3-4 megapíxeles es suficiente (rapidez y ahorro de memoria)


Apoyar el móvil en horizontal y vertical (por ejemplo, mesa y pared, objeto de decoración…) para garantizar que no trepide con el disparo y que esté completamente vertical. Activar el disparo con los botones de volumen laterales.


Existen trípodes con rótula específica para móvil y wifi (como los palos selfie) por menos de 20€.


Incluir exteriores si son de interés.


Ordenar la sesión para no olvidar nada. Por ejemplo, por jerarquía de las estancias.


Siempre formato horizontal. Si no es posible, hacer dos fotos verticales y combinarlas con una app.


Si un espacio es demasiado amplio para el móvil, utilizar el modo panorámico pero no más de 2 tomas.


La cámara generalmente a la altura del pecho (1,2m aprox.)


En cocinas y baños utilizar una altura mayor para evitar tuberías y zonas bajas de sanitarios.


Para mitigar el contraluz, encender las luces disponibles. Si todas las bombillas no son iguales o no son cálidas, valorar en cada caso si encender o no.


Olvídate del flash. Cuando sea imposible evitar quemar las ventanas, hacer una segunda foto de la vista exterior con algo del marco de la ventana para vincularlas y presentarlas juntas en la web.


Si el exterior es atractivo se pueden abrir las ventanas, si no lo es, será preferible mantener las cortinas o visillos para tamizar la luz del interior.


© Andrés Irrazábal (2019)

5 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now