• Andrés Irrazábal

¿Polarizador en interiores?

Actualizado: 25 de nov de 2019

Toma de contacto


Hay tantos partidarios como detractores del uso de filtros físicos en fotografía digital. El debate está servido y no tendrá final.


En distintas medidas, unos y otros están cargados de razón. Para según que tipo de fotografía y circunstancias, son aceptables ambas posturas.


Así que honestamente solo se puede adoptar y contar una opción personal, sin ánimo de convencer a nadie.


Sigo un foro americano de fotógrafos inmobiliarios que me gusta mucho. Comparten experiencias prácticas en un mercado maduro y exigente al que ojalá alguna vez se parezca el nuestro.


Hace poco leí un artículo sobre el uso de polarizadores en fotografía inmobiliaria. Pero no en exteriores, como sería normal ya que se trata de un tipo de paisaje, sino en interiores.


Me pareció interesante la opción de controlar los reflejos a voluntad, al objeto de mostrar con mayor fidelidad las texturas y colores de los materiales. Por ejemplo, en suelos es prodigiosa la mejora de contraste y tonalidad al suprimir total o parcialmente los reflejos.


Por su naturaleza, la mayoría de las fotografías de interiores – aquellas que incluyen ventanas - son contraluces severos. Como resultado, aparecen brillos que ocupan gran parte de las superficies de madera, vidrio o cerámicas, ocultando sus cualidades.


Desde un punto de vista estético o compositivo pueden ser atractivos esos reflejos, pero no hay que olvidar que la finalidad de esta fotografía es vender o alquilar un inmueble, y deberíamos mostrar las cualidades reales de los materiales y su estado de conservación. Al menos está bien disponer de la opción de desvelar más o menos a voluntad.


Reportaje para SS Urban inmobiliaria en La Coruña


Con la práctica he ido descubriendo otras ventajas del uso del polarizador en mis reportajes, como el oscurecimiento de pantallas, placas vitrocerámicas, puertas de hornos. Siempre utilizo máscaras para regularizar esas superficies y ocultar los reflejos en la edición, porque distraen y dan sensación de abandono. Ahora en algunas ocasiones me ahorro ese tiempo de procesado polarizando in situ.


También se produce un aumento de saturación por la eliminación de brillos y una percepción general de mayor nitidez, siempre bienvenida.


Hice pruebas en varios reportajes inmobiliarios usando los filtros de rosca de los que disponía hasta convencerme de las ventajas del método. Entonces decidí equiparme mejor para usarlo regularmente.


Reportaje para SS Urban inmobiliaria en La Coruña


Compré un anillo adaptador para montar filtros de 82mm en mis objetivos de 77mm. También un kit de filtros Rollei Extremium que me parecen excelentes. Creía que así evitaría el viñeteo que producen los filtros un poco gruesos, en particular los polarizadores. Me equivocaba.


Entonces consideré la opción de aumentar el tamaño de los filtros a 86 o 95mm para evitar así el oscurecimiento de las esquinas. Por suerte desistí a tiempo, antes de comprar nuevos filtros, porque el enroscado de anillos adaptadores y filtros y particularmente su desenroscado, resulta difícil en muchas ocasiones. En casi todas de hecho.


Y en un reportaje es necesario quitar y poner el filtro varias veces, porque muchos espacios no requieren polarización o son demasiado oscuros para sacrificar un paso y aumentar tiempos de exposición ya de ordinario bastante largos.


Me vi en la tesitura de necesitar un filtro polarizador que se pudiera poner y quitar rápidamente sin atascos, que fuera de calidad para usarlo masivamente en mi trabajo diario, sin esquinas oscuras y puestos a pedir que restara el mínimo de luz posible.


Así llegué a los portafiltros, que además permiten el uso simultáneo de uno o dos filtros cuadrados ND o graduados.


Unos cuántos días de investigación online y reduje mis opciones a aquellos que permiten un cambio extra rápido del filtro: Haida M10 y Kase K9. Kase K8 entraba en la misma categoría pero las mejoras del nuevo modelo abordan justamente los temas que me preocupan: viñetas, velocidad de giro del polarizador y rapidez para quitar el filtro.


Tuve el Haida en el carrito de la compra, pero no encontré publicado en ninguna parte el diámetro de su filtro cpl y desistí porque creo imperdonable que no aparezca claramente ese dato en las especificaciones. En cambio, si encontré en alguna revisión que aparece cierto oscurecimiento de esquinas con el portafiltros girado a 45º.


Por su parte en Kase aumentaron el diámetro del cpl de su K8 de 86mm a 90mm en el K9, precisamente para evitar viñeteo en cualquier posición. Me hizo pensar si será el de Haida también de 86mm y de ahí el ligerísimo viñeteo.


Portafiltros Kase K9 en mi Nikon


Haida M10 es un poco aparatoso pero tiene indudables ventajas, como la extracción del cpl sin quitar los filtros cuadrados. Y el cambio del cpl es probablemente el más rápido posible.


Sin embargo acabaron imponiéndose las características del Kase K9: cpl magnético de 90mm con nuevos uñeros para facilitar su extracción, ruedas más amplias para mejor manejo del filtro y sujeción del portafiltros, tamaño y peso moderados.


Acabo de recibir el portafiltros y todo es como esperaba. Es ergonómico y seguro, el filtro cpl funciona muy bien, con la rueda ampliada se gira rápidamente para buscar la posición deseada. Y puede parecer una tontería, pero poder girar el filtro en ambas direcciones sin peligro de que se desenrosque y caiga da mucha tranquilidad. Además, solo resta un paso de exposición.


El filtro cpl puede funcionar sin colocar el portafiltros, aunque manejarlo con la rudecilla roja es más confortable y con todo montado tengo sensación de más protección del objetivo. Como la anilla puede quedar puesta permanentemente (incluso el portafiltros si se quiere), se acabó para siempre enroscar cualquier cosa.


Y con la anilla puesta el objetivo se puede cerrar con su tapa nativa (si la tapa tiene snap-on). No queda perfectamente sujeta pero funciona.


Portafiltros Kase K9 en mi Nikon


Los filtros cuadrados (2mm los míos, vienen guías para los más estrechos de 1,1mm) entran con soltura y se sujetan perfectamente.


En interiores, tengo intención de probar el uso simultáneo de filtro rectangular graduado de transición suave para reducir la luminosidad exterior cuando las ventanas quedan laterales, colocando el gradiente horizontalmente. Pero eso será más adelante.


También muy pronto las pruebas sobre el terreno del portafiltros.


© Andrés Irrazábal 2019

23 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now